JUANJO è A MACERATA

Nombre:
Lugar: Motril, Granada, Spain

martes, febrero 21, 2006

TRES DÍAS MÁGICOS II (LA BELLA MILANO)

Segundo destino: Milano, la ciudad de la moda, las industrias y las iglesias, es decir, la ciudad de Versace, la familia Agnelhi y San Ambrogio. Llego desde Venezia a las 21.55, y el cansancio me invita a buscar algun sitio para comer y dormir. Al día siguiente me espera una gran caminata para recorrer a pie la segunda ciudad más grande de la grande Italia.
Martes 9.00 de la mañana del día 31 de Enero, el despertador suena y extrañamente me levanto sin poner pegas. Salgo a ver la gran ciudad. Casi todo está nevado y hace un gran día. He tenido suerte, toda la semana ha hecho un tiempo bastante agresivo y hoy hace un sol radiante, es bonito divisar Milano con suelo blanco.
Primera dirección, el Duomo (la catedral), pero por el camino voy observando el ambiente milanes, es prácticamente como otra grande ciudad cualquiera pero con una atmósfera más cargada de humo y contaminación, tanto industrial como de automóviles (aquí es justamente al contrario que Venezia, el transporte sobre ruedas y tubos de escape es el medio de vida para unos y el medio de acortar la vida para otros), justo antes de llegar al gran foro turista por excelencia (catedral, piazza...) tengo que cruzar lo que se denomina Galleria Vittorio Emanuelle, que es como un centro de centros comerciales de grandes marcas de ropa y complementos, donde lo que llama la atención no es precisamente el precio de los artículos, sino sus monumentales techos y paredes. Llegado a la Piazza de la Catedral observo que, como todo no va a ser buena suerte, el gran Duomo está con su fachada en obras.
Después de divisar los alrededores del centro milanés decido hacer ruta por las diferentes iglesias, y no es que yo sea un gran católico ni mucho menos, lo que pasa es que la mayor parte del arte italiano (y no sólo italiano) está concentrado en las iglesias, por ejemplo la de Santa Marie delle Grazie contiene una de las mejores obras del gran Leonardo Da Vinci (la última cena); en la Iglesia de San Ambrogio están los restos mortales del patrón de Milán.............

lunes, febrero 06, 2006

TRES DìAS MàGICOS I (LA GRANDE VENEZIA)

Tres cosas se destacan de la gran Italia, que no son ni salud, ni dinero, ni amor, sino Venezia, Milano y Firenze (llamèmoslas por su nombre original). Aunque para verlas hacen falta estas tres virtudes: la salud para recorrerte cada rincòn de la grande Milano; el dinero para pagar los cientos de museos de Firenze y el amor para recorrer en gòndola las calles venecianas.
Pues bien, me he propuesto hacer esta ruta con un pequeno reto, que creo que he conseguido: recorrerla sin necesidad de tener estas grandes virtudes, es decir, sin mucho dinero (con lo que la beca me alcance); no muy bien de salud (la garganta me ha fallado) y sòlo (no es que no tenga un amor, es que no hemos coincidido en Venezia).
El primer destino que me propuse fue Venezia, la gran ciudad marìtima partida en 117 trozos. Una fecha, 30 de enero. Desde Macerata a Venezia nos separa unos 300 kilòmetros de costa adriàtica, un recorrido para el que he usado toda la noche en tren hasta pisar la estaciòn veneciana de Santa Lucia a las 07.09 de la manana. Hace un dìa esplendido para contemplar la belleza veneciana, un paisaje maravilloso lleno de agua y puentes, y vacìo de coches y de todo vehìculo de màs de cuatro ruedas (cuàntas veces os sucede que cuando vais observando un edificio o algo curioso de pronto el sonido del claxon de un coche te jode el momento?, pues Venezia no tiene ese problema ya el mètodo de transporte es por agua, asi que el rollito semàforo, paso de peatones y atasco aqui no existe, guay no?).
Caminar por esta gran ciudad no deja de ser màgico, da la sensaciòn de que en todo momento estàs en una especie de parque de atracciones del que parece no tener salida. La gran diversidad artìstica e històrica son las piezas que forman el entramado veneciano. Desde la estaciòn de trenes hasta la deseada Plaza de San Marcos hay que cruzar toda la ciudad, esto no es por supuesto ningùn inconveniente, sino la oportunidad de observar mas a fondo las estrechas calles y pequenos puentes que dibujan el camino que obligatoriamente hay que pasear. Conforme te vas adentrando al centro, la ciudad va cambiando de color, algunas calles parecen estar destrozadas pero da la sensaciòn de que arreglarlas le quitarìa el verdadero encanto. Hay que mencionar tambièn el adorno fundamental por exelencia de los comercios de la grande Venezia: las màscaras carnavalescas, son el objeto caracterìstico de toda tienda (hasta yo me he hecho con una de ellas). Llegado ya a la Piazza di San Marcos se puede divisar la gran variedad monumental, donde se mezclan muchos anos de arte, desde el Palazzo Ducale hasta la basilica y el Orologgio, todo ello rodea y forma la maravillosa plaza del Duomo. Donde termina este tramo de monumentalidades empieza el gran canal (principal vìa acuàtica que divide aùn màs a Venezia).
Ya empieza a hacerse de noche y hay que empezar a volver al principio del recorrido y emprender camino a otro destino. Son las 18.52, estoy montado en el tren que me lleva desde la Ciudad de San Marcos a la ciudad de San Ambrogio, Milano...........................

lunes, enero 23, 2006

LA MAGIA DE LA HISTORIA

Viernes 20 de enero. Son las 05.00 de la madrugada, me deshago de mis pesadas sàbanas, me levanto de mi alcoba y pienso bien lo que a continuaciòn voy a hacer. Despuès de cinco minutos de incertidumbre decido emprender mi marcha. Me visto; cojo el bolso; un par de dulces para el camino; el itinerario de los trenes que el dìa anterior me propuse hacer y salgo a la calle con direcciòn a la estaciòn de tren.
Las 05.30, salgo de Macerata en tren, primer destino: Fabriano, y hora de llegada: las 06.40.
Las 07.04 hago uso de nuevo de otro tren que me llevarà a la capital italiana. Llego a Roma a las 09.24, desde donde saldrà otro tren a las 09.45 que me llevarà a mi destino deseado: Nàpoles. Son las 11.38, despuès de bajarme del tren, multado ademàs por no convalidar billete y por comprarlo con fecha del dìa posterior, piso suelo napolitano. Aquì se respira un aire de ir y venir de gente que parece que no sabe donde va. Yo ya estoy avisado, Nàpoles es peligrosa, tiene mucha delincuencia (ya lo he comprobado en el tren antes de llegar: me han quitado 8 euros, aunque sea por equivocarme al comprar el billete). Unos te venden cosas, otros te ofrecen hospedaje y otros simplemente te miran. Salgo de la estaciòn de tren sin rumbo alguno y sin alejarme mucho de este entorno. Numerosos mercadillos adornan o afean (segùn se mire) el paisaje; las largas calles parecen no tener fin y, en definitiva, Nàpoles es una ciudad normal.
Nàpoles como ciudad no es gran cosa, una bonita ciudad italiana ha de tener historia, y yo como amante del arte y la historia (algunos reireis pero yo antes de entrar en Periodismo casi me voy a Historia del Arte) lo importante para mi son las ciudades que tienen historia, yo creo que esa es la originalidad del lugar, y Nàpoles como ciudad històrica no es mucho, pero la regiòn de Campania en general si tiene gran historia, incluso hasta ciudades sepultadas bajo lava seca de un volcàn que a dia de hoy no expulsa porque no quiere y no porque no pueda.
Son las 13.38, cojo el tren circunsvesubiano para adentrarme en el mundo pompeyano. Las 14.06, he llegado a "i scavi dei misteri".
Chinos, japoneses, argentinos, italianos, un espanol... caminan por las ruinas de una ciudad que no deja de perder su encanto por doquier. Cada esquina, cada muro, cada piedra te hace pensar. Nos hace ver que, hagamos lo que hagamos, aunque llegaramos a escapar de la lava de un volcàn, el final siempre nos espera. Pero el final no cuenta con un pequeno detalle: la historia, y es èsta la que elimina el final y nos hace recordar que dejamos huella y somos los que construimos la continuidad para que los que vienen despuès sigan existiendo. Al ser de nuevo descubierta Pompeya (hace ya mà de 200 anos) la historia ha resucitado en la mente de las personas a miles de seres que aunque sabìan que el final les llegaba, tambièn sabìan que iban a ser recordados siglos tras siglos.
Unas cuantas horas bastan para divisar estas tierras vesubianas. Son las 16.00 y de nuevo emprendo camino, pero esta vez con direcciòn a mi alcoba, pasando los numerosos obstàculos denominados estaciones de espera, hasta llegar a Macerata, ciudad deseada a partir de este momento.
A las 17.36 salgo de Nàpoles y no piso suelo Maceratese hasta las 01.00 de la madrugada. De nuevo vuelvo a mi alcoba, dejo mi bolso, me quito la ropa y me envuelvo entre mis sàbanas pesadas. Hoy ha sido un dìa pesado pero màgico.

Besos macerateses y que tengais buenos recuerdos, eso os alargarà la vida.

sábado, enero 14, 2006

DE VUELTA DE TODO

Ya por fin estoy de vuelta en la tierra de la Roma-antica por excelencia (sin ofender a los franceses, que en el terreno de lo amoroso se llevan el premio). Yo me refiero exactamente a la tierra que abarcò màs de medio mundo en su època de esplendor con su gran imperio, aunque fuertemente criticada por sus numerosas semejanzas con el modelo (canon queda mejor) de sus vecinos griegos. Pues bien, yo ahora me encuentro en estas tierras y aprendiendo el italiano gracias a mi companero de piso griego, para que veais, yo todavìa cojo el modelo griego para adaptarme a la tierra de los romanos, estamos, por tanto a un paso de repetir aquella bonita historia donde en la època griega se vivìa sin verguenza ni miedos lo que hoy cuesta tanto trabajo para algunos de reconocer. La homosexualidad, por ejemplo, en grecia estaba permitida, y estamos hablando de hace ya bastantes anos (nunca mejor dicho lo de anos, jeje!!), làstima que en la tierra de los romanos, sobre este tema, todavìa no hayan sabido copiar al modelo griego, pues bueno, para que sepais/sepamos los espanoles, los italianos adoran a zapatero por su gran tolerancia. Y no estoy haciendo ningùn miting a favor de los socialistas, de hecho me parece que lo ùnico ùtil que ha hecho zp es èsto, aprobar algo que no tenìa ni que haberse debatido.

En fin, ya estoy de vuelta, con las pilas recargadas despues de los exàmenes, el trabajo y las fiestas, y, por consiguiente, las alegrìas (he aprobado cuatro de cuatro), el cansancio (he trabajado hasta en fin de ano) y la resaca (no coment). Asì que, como dice Celtas Cortos, nos vemos en los bares.

sábado, noviembre 26, 2005

PERUGIA ENTRE PARENTESIS

Ahora si, el resfriado a llamado a mi puerta y yo, como gilipollas, voy y se la abro. En fin, aqui estoy gastando panuelos (fazzoletti) y la nariz como si la hubiera metido en un bote de pintura roja.

Creo que me siento un pelin obligado a contaros lo sucedido en estos dos dias atràs. Todo empezò este jueves en la biblioteca, estaba estudiando, bueno... haciendo un amago de estudiar y se me ocurriò dejar de hacerlo (muy comùn en la mayor parte de los estudiantes que no se concentran a la hora de estudiar) para, seguidamente llamar a Marcos (el càntabro erasmus, y tela de buena gente) y acompanarlo a èl y sus amigos a un viajecito por Perugia (una ciudad a unos 150 kilometros de Macerata y muy famosa por sus chocolates, los comestibles porque de lo otro la gente se da patadas por recibir algun que otro correo especial de la espana, donde se sirve del bueno). Bueno, cogimos el coche de alquiler de otros amigos càntabros que tambièn estaban de visita por Macerata y nos pusimos en camino. Cuando llegamos, dos horas despuès, nos fuimos a casa de la gente que tenìa preparado el botellòn. En un par de horas màs ya habia conocido a unas veinte personas màs. A eso de las dos o las tres de la manana decidimos irnos a una de las discos de alli (no sè exactamente ni cual es ni donde està situada ya que cuando nos dirigìamos hacia allì mis fuerzas para reconocer el entorno no me daban a màs debido a la elevada cantidad de sustancia, llàmese alcohol, que tomè). Estaba llena de gente y todos bailaban a la italiana (dìcese de la marcha al estilo de Italia, màs o menos lo mismo que en espana pero sin las letras i,t,a,l,i,a, donde sòlo hay gente de Italia menos nosotros) o sea, que normal. Salimos de allì a eso de las seis o las siete (las horas son màs o menos las que yo creo que son pero de todas formas da igual no creo que las podais verificar, jeje!) y nos fuimos a casa, pero antes de llegar nos enteramos de que unos de los colegas càntabros està en el hospital porque le duele pierna (minutos antes estaba hablando con èl y se estaba quejando y yo rièndome porque pensaba que era broma, ejem...) , asi que decidimos emprender camino al hospital, situado a unos 5 kilòmetros fuera de la ciudad de Perugia, para llegar allì nos tiramos una hora en coche, no por la lejanìa si no por la ignorancia de conocer la ubicaciòn del hospital ( cosas de guiris). Yo mientras tanto tumbado en el coche medio dormido. Pues bueno, ya llegados al hospital y recogido al colega del dolor en la pierna, nos vamos por fin a casa a dormir (bueno, lo de dormir en casa es una ironìa) y cuando llegamos nos encontramos con que la puerta de casa no abre, de puta madre!!! (eran màs o menos sobre las 9 de la manana), asi que sin màs remedio nos disponemos a dormir bajo el techo de un alfa romeo de alquiler, que al fin y al cabo es como un piso, (aunque èste con ruedas) la diferencia real la note cuando nos levantamos (bueno, cuando alzamos la cabeza) a eso de las 11.30 de la manana, mi cuerpo estaba hecho polvo. La cerradura de la casa de ellos ya estaba arreglada porque mientras dormìamos en el coche al parecer el casero llamò al cerrajero. Asì que todos subimos arriba a dormir la pea....so fiesta del dia anterior. La pequena historia no termina aquì todavìa, jeje!

Llevaba cinco minutos en la cama y decido irme en ese instante a dar una vuelta por Perugia e ir a la estaciòn de trenes para irme a Macerata (tengo clase de italiano de 18.00 a 20.00 y no puedo faltar mucho). Si si, estaba supercansado, pero no sè, en ese instante pudo màs la buena conciencia que mi malestar fìsico (pedante pero cierto). Salì del piso de esta gente sobre las doce de la manana y me dispuse a andar por Perugia. Es una ciudad tranquila (por lo menos por la manana) y normal (como otra ciudad cualquiera). Estuve recorrièndola a pie durante al menos dos horas, no es que me encante andar, pero es que la estaciòn de trenes se encontraba en las afueras y yo querìa llegar hasta ella andando (yo le preguntaba a la gente dònde estaba la estaciòn y ellos me respondìan "tienes que coger el autobus para llegar allì, pero yo (cabezòn de mi) empenado en ir a pie. Yo puedo decir que me he pateado Perugia, en fin, cuando llego a las estaciòn me dispongo a coger el tren para Macerata, tengo que hacer dos transbordos, putada.

Al final de todo llego a Macerata a las 19.30 de la tarde y... efectivamente he perdido la clase de italiano, que bien, un dìa completito!! Asì que me voy a casa y lo mejor que puedo hacer es dormir hasta que mi cuerpo me levante.

He dormido unas doce horas.

Ahora podèis entender mi "pequeno" resfriado.

Bueno majotes, os dejo y hasta otra aventurilla.

miércoles, noviembre 23, 2005

NO VALE PREVENIR

Hoy es un dìa extrano. Despuès de levantarme tras una noche cargada de tintos con limòn y karaoke, increiblemente me he despertado inmejorable, y digo inmejorable porque el dìa de ayer estuvo marcado tambièn por la congestiòn nasal, la tos, el dolor de huesos... y todos esos sìntomas que te avisan de la llegada de una gran fiebre. Pues bueno, hoy me he levantado como un rey, sin congestiòn, sin resaca y sin nada (si, es que a veces yo duermo en bolas). Y es por eso por lo que me parece que no sè que es mejor, si acostarme cuando se avecina una gran fiebre, o salir a divertirme y olvidar que estoy enfermo. Pues en mi caso ya lo sè: no vale prevenir.

Aquì en Macerata ya empieza a hacer frìo, pero frìo de verdad, nieva de vez en cuando, pero sin cuajar (por aquì nos han dicho que nos vayamos preparando porque cuando cuaje la nieve cubrirà por lo menos un metro por encima del suelo). Para los que estais en el Norte (Nico in London; Adri en Dinamarca y todos los erasmus franceses) esto seguro que serà como un tiempo de fresquete, pero para los acostumbrados al clima sureno (y màs yo que estoy acostumbrado al clima motrileno, situado en zona tropical, como el que se vive en los mismìsimos paìses suramericanos) este tiempo es un gran contraste. Pero bueno, este mal tiempo se compensa con la cantidad de experiencias que estoy viviendo en esta pequena ciudad universitaria. Sòlo que hay un pequeno inconveniente, y es la gran cantidad de cuestas que hay que subir para andar de un sitio para otro, para los que conoceis o vivid en Motril os dirè que es parecida a Salobrena, os podeis imaginar para subir las calles.

Hoy parece que me he cargado la ciudad de Macerata como punto turìstico para los que quieran visitarla, pero no es asì, Macerata tiene su encanto, es màs, tiene mucho encanto, pero yo prefiero tambièn hablar de los puntos malos para que si alguien quiere venir a verla quede avisado, porque, y ahora si vale aplicarlo, "màs vale prevenir... "

sábado, noviembre 19, 2005

PRIMEROS PASOS


Bueno, yo tambien me uno por la causa de los que escriben en los blogs. Hoy inicio mis primeros pasos como el ciceron de mi propia vida en internet.

Hoy es sabado, uno de esos dias de los que te levantas y no haces otra cosa que levantarte tarde, divagar por la habitacion y pensar qué cosa hacer que sea al menos un pelin productiva. Pues yo he accedido a crear mi propio blogs eah! No sé si es medio productivo pero asi mato la manana (si, manana sin la letra n con el guioncito encima, es que en italia se han "olvidado" ponerla en el teclado porque ellos no la usan, y ademas las tildes tampoco se pueden poner todas, esto lo digo para que no penseis que tengo faltas, aunque los que me conoceis sabeis que no es asi, toma pegote!!).

En fin, ya que entramos en territorio de costumbres italianas paso a contaros mi experiencia en esta ciudad pequenita pero preciosa e inundada de estudiantes (asi la defino yo siempre que me preguntan como es macerata). Las costumbres aqui son un poco contrarias en algunos casos a los habitos espanoles, por ejemplo las fiestas (buen ejemplo eh!) aqui se sale de lunes a viernes menos el sabado y el domingo. Supongo que se debe a que es una ciudad de estudiantes que aprovecha solo los dias laborales para sacar pasta, ya que la mayoria de los estudiantes regresan a sus casas para el fin de semana y solo quedamos los erasmus. Yo llevo aqui solo un mes y la verdad es que no he estado apenas aqui ya que he hecho alguna que otra excursion (he visitado a niko en londres y a mis amigos de palermo) y esto me ha llevado dos semanas. Ahora estoy de nuevo aqui y de nuevo tengo que adaptarme aunque esta vez esta costando menos trabajillo que la primera vez.

Bueno, son las dos y el aula de informatica cierra en breve. Asi que dejo esto en un CONTINUARA.... y en una pequena introduccion que servira para marcar el camino de mis primeros pasos a unos 4000 kilometros de distancia.

Arrivederci e grazie per scoltarmi